MOLINOS EXTERNOS

Además del Molino de la Alegría, que alberga el Museo de Paleobotánica, el IMGEMA Real Jardín Botánico de Córdoba también gestiona las instalaciones de dos molinos externos, instalaciones visitables que se encuentran junto al río Guadalquivir.

Molino de Martos

La existencia del Molino de Martos está ya documentada desde el periodo musulmán. Tras la conquista de la ciudad por Fernando III en 1236 fue cedido a la Orden de Calatrava hasta el año 1839.

A lo largo de los siglos su estructura y dependencias han sido objeto de continuas reformas y reparaciones motivadas tanto por el cambio de tipo de molino, de rueda vertical a rueda horizontal, como por el aumento de piedras de moler.

Después de la restauración en 2004 del arquitecto Juan Navarro Baldeweg en su planta superior se ubica la sala de recepción y exposición, y en la inferior la de Batanes.

Molino de San Antonio

El origen del Molino de San Antonio, probablemente, data de época medieval. En el siglo XVIII pasa a ser molino de regolfo. Tenía una sola planta hasta principios del siglo XX, momento en el que se le añadió la superior.

Fue molino harinero y debe su nombre a una imagen de San Antonio, que antaño se ubicaba en una hornacina existente en la fachada. Ha estado en funcionamiento hasta mediados del siglo XX. Fue utilizado, durante un tiempo, también como pequeño astillero en donde se construían barcas para su uso en el Guadalquivir.

En la planta superior se encuentra ubicado un centro de interpretación del entorno natural de los Sotos de la Albolafia y los Molinos del Guadalquivir.