ESCUELA ETNOBOTÁNICA

Desde sus orígenes, los seres humanos, por observación o experimentación, han ido adquiriendo valiosos conocimientos relacionados con las propiedades y usos de las plantas, aprovechando y transformando el mundo vegetal de formas muy diversas.

Éstos han sido transmitidos, de generación en generación, pero una proporción muy significativa de ellos pertenecen, casi en exclusiva, a algunos pueblos y etnias. Se trata de un patrimonio cultural de incalculable valor que, en muchos casos, puede perderse antes de que se profundice en estudios científicos.

En estas parcelas se exponen algunos ejemplos representativos de los múltiples usos y aprovechamientos que se hacen de las plantas silvestres y cultivadas con fines no agronómicos. Las hay que contienen especies tóxicas, como el altramuz del diablo o la adelfa; plantas aromáticas ó medicinales, como salvias y espino albar; especias, como orégano, tomillo y laurel; plantas cosméticas y perfumeras, como el aloe, toronjil, romero y lavandas; plantas para fumar, como los tabacos; fuente de azúcares, como la caña de azúcar; tintóreas y encurtidoras, como la gualda o el zumaque; productoras de fibras, como el lino, pitas, esparto y algodón; y otras de cuyas semillas o frutos se extraen aceite, como el almendro o el olivo.