-->
[contact-form-7 id="132" title="Formulario de contacto 1"]

Las Hortensias

EL CULTIVO DE LAS HORTENSIAS.

Origen y encuadramiento taxonómico: las plantas que conocemos como hortensias pertenecen al género Hydrangea, Familia Botánica Hydrangeaceae. En su mayoría son arbustos o subarbustos de hoja caduca, que se cultivan por sus flores que aparecen en inflorescencias terminales globosas, en panículas o corimbos. Las inflorescencias son de dos tipos: de flor llena, con forma redondeada y formada por flores estériles, y las de flores radiales en las que una masa central de flores fértiles muy pequeñas está rodeada de flores estériles de mayor tamaño y vistosidad.

Hay más de 80 especies descritas dentro del género y la mayoría son de origen asiático, del centro y Este de Asia, aunque hay algunas especies también americanas: Hydrangea arborescens, H. quercifolia, H. seemanii, H. serratifolia que además se están introduciendo últimamente en cultivo.

Las hortensias que más se cultivan proceden de la especie Hydrangea macrophylla, originaria de Japón y de la que proceden la inmensa mayoría de las variedades cultivadas en patios y jardines. Curiosamente, aunque hoy son muy conocidas, no es hasta finales del siglo XVIII que se empiezan a conocer, y tendríamos que esperar hasta bien entrado el siglo XIX para que se introdujeran y se diversificaran en la jardinería occidental.

Florecen desde abril a junio y en algunas variedades las flores se apergaminan sobre la planta sin secarse durante mucho tiempo, pudiéndose guardar y utilizar como flor cortada.

Claves de cultivo en Córdoba:

Exposición: Las hortensias son plantas de clima templado, que en general toleran bien el frío, y que en nuestro clima se comportan como plantas de exterior pero de sombra, ya que no soportan el sol directo de nuestros cálidos veranos. En invierno y para iniciar la floración es conveniente que reciban el sol de la mañana.

Sustrato: son plantas sensibles a la cal en el suelo y el pH del suelo idóneo para su cultivo está en torno a 5. Por ello presentan a menudo síntomas de clorosis férrica. El mejor sustrato es el que podemos conseguir mezclando estiércol muy descompuesto con mantillo de hoja, tierra de castaño o de brezo para bajar el pH. Es importante evitar regar con agua del grifo ya que en poco tiempo el suelo se hace más acalino. Puesto que es planta con altos requerimientos nutritivos se recomienda, si la planta es cultivada en maceta, que se cambie el sustrato cada dos años.

Abonado: es muy exigente en nutrientes por lo que durante la época de floración conviene mantenerla nutrida, bien mediante la adición de abonos orgánicos, compost o estiércol muy hecho al comienzo de la estación de crecimiento o bien mediante abonos de síntesis de liberación lenta. Para mejorar la floración no le conviene el abonado nitrogenado sino uno rico en Fósforo y Potasio. Especialmente importante es tratar la clorosis cuando muestra sus primeros síntomas a base de quelatos de hierro.

Riego: muy exigente en cuanto a humedad del suelo y humedad ambiental. Es recomendable regarla con agua de lluvia para evitar que el sustrato se vuelva alcalino.

Poda: la poda de la hortensia es bastante fácil. Hay que podarlas todos los años y normalmente en Córdoba se podan a la salida del invierno, enero o febrero. Estas son nuestras recomendaciones para la poda:

  • Las ramas raquíticas y mal orientada las debes cortar bien abajo, para provocar la brotación desde el tocón de la plantas.
  • Las ramas que hayan dado flor las cortas dos nudos por encima del suelo, de ellas brotarán ramas que este año no darán flor , pero en las que se formarán las yemas de flor para la temporada siguiente. Además ya pdrás ver las diferencias entre las yemas de flor y las yemas de madera. 
  • Las ramas que no habían florecido la temporada anterior serán las que den flor este año. O bien no se toca o si se hace para darle una forma más armónica a la planta, la debes cortar por encima de yemas de flor, que serán más gruesas y globosas que las de madera. Recuerda que la hortensia florece sobre lo que creció en la temporada anterior.
  • Corta las inflorescencias tan pronto como se marchiten.
  • Aprovecha el material que cortes para hacer esquejes de madera y obtener nuevos ejemplares.

Trucos de cultivo:

En las variedades de flores azuladas es posible potenciar el color azul de las flores manteniendo el sustrato con un pH ácido, alrededor de 4,5 a 5. Para ello se pueden emplear productos ya preparados que existen en el mercado para este fin, o bien utilizar trucos algo más caseros como regar un par de veces por semana con una soluciones de sulfato de alúmina en agua (10 g en 5 litros de agua) o de sulfato ferroso (a razón de 20 g en 5 litros de agua).

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Current day month ye@r *

-->