-->
[contact-form-7 id="132" title="Formulario de contacto 1"]

Entrevista a D. Rafael Prieto

ENTREVISTA A D. RAFAEL PRIETO

Día 11 de diciembre de 2013

Nos reunimos con D. Rafael Prieto en el Real Jardín Botánico de Córdoba a donde llega conduciendo su propio coche y en una envidiable condición física a pesar de haber sufrido durante años problemas de salud que lo mantuvieron apartado de su profesión. Con él nos disponemos a hablar de los avatares de la jardinería en Córdoba, de las plantas y su cultivo y, cómo no, de los patios de Córdoba.

Él ha sido gerente durante muchos años de la empresa Santa Marta, pionera de la jardinería cordobesa, y sigue siendo un enamorado de su ciudad, un cordobés practicante, que ha llevado a Córdoba y sus patios por el mundo en unos tiempos difíciles para nuestro país. De nuestra ciudad dice que su único defecto es que tiene una historia enorme, y nos cuenta que “Córdoba es una ciudad para soñar, el que viene a Córdoba se va llorando”.
 
Organizador del Congreso Internacional de Iberflora en 1992, acompañante de visitantes ilustres como el rey de Arabia Saudí, y guía dispuesto a enseñar los patios de Córdoba empleando sus mejores y evocadoras palabras, cuando los han visitado las televisiones japonesa o británica.

Miembro del Jurado de Patios hasta 1999, conoce como nadie todos los patios que se presentaban a concurso, sus flores, sus rincones y hasta los problemas que muchos tenían para presentarse.

Con él nos sentamos a hablar tranquilamente y esto es lo que resultó:

1. Rafael, desde el Jardín Botánico hemos puesto en marcha un aula abierta de los patios de Córdoba y hemos iniciado un epígrafe dedicado a personajes justamente con esta entrevista. ¿Como se inició usted en este mundo de los patios?

Yo empecé a trabajar en los patios siendo alcalde Antonio Cruz Conde, cuando entonces se otorgaba el premio a la mejor maceta. Eran tiempos muy diferentes, la gente se movía mucho menos que ahora, era todo no más selectivo, pero sí más privado. En aquellos años 50 el comienzo del concurso se celebraba con un concierto, y todavía recuerdo el que ofreció José Iturbi en el Patio de los Naranjos de la Catedral.

2. ¿Qué recuerda usted de peculiar de aquellos patios?

Recuerdo como patios más interesantes los de la zona de Vistalegre, donde se concentraban todos los tejares de Córdoba y donde se fabricaban macetas. En aquellos tiempos, cuando venía a Córdoba Doña Carmen Polo, a ella lo que más le gustaba era que le regalaran un ramo de “claveles del señorito” un clavel blanco salpicado de rojo con un olor maravilloso. Yo me recorría patio tras patio y conseguía juntar suficientes claveles para hacer un ramo con el que obsequiarla.

3. ¿Cómo fue evolucionando el concurso desde esa época?

Después de D. Antonio Cruz Conde, vinieron otros alcaldes, se constituyó la Sociedad de Amigos de los Patios y ya empecé a formar parte del jurado de patios hasta que en 1999 me tuve que retirar por problemas de salud, con gran pena por mi parte debido al gran amor que le tengo a los patios y a Córdoba.

4. ¿Qué anécdotas recuerda de su contribución al concurso de patios?

Como curiosidad recuerdo con mucho cariño haber colaborado en la elaboración de un documental para la televisión japonesa en los años 90. Una chica muy simpática se puso en contacto conmigo y tras solicitar los pertinentes permisos al Cabildo, al Ayuntamiento, a la Diputación para visitar Viana, los acompañe en una ruta por los patios más interesantes de Córdoba. Ese documental que fue un éxito en Japón, se editó después y se vendió incluso en Estados Unidos.

5. ¿Cómo ha evolucionado la flora de los patios de Córdoba?

Recuerdo que en las casas de vecinos, con muy pocos medios y con una economía de subsistencia, los patios se convertían en el lugar de reunión donde se celebraban todas las fiestas y celebraciones. Era donde tenía lugar la vida de todas las familias. Allí casi todo se multiplicaba un año tras otro por estaquillas. Por eso muchas plantas están envejecidas, en concreto las gitanillas antiguas han ido perdiendo vigor, seguramente por infecciones por virus u otras enfermedades. Y además se están introduciendo muchas plantas que no son propias de los patios, como los crotos o muchas crasas. Yo soy partidario de mantener la flora más propia de los patios de Córdoba.

Ahora el patio ya no es un fenómeno privado que se vivía en la intimidad de las casas. Ahora los patios de Córdoba son un fenómeno social, cultural y turístico; se han convertido en un emblema de nuestra ciudad y en un reclamo turístico.

6. ¿Qué planta le parece más típica, más genuina de los patios?

Yo creo que ese clavel del señorito y el clavel de olor en general, que es una planta que se está perdiendo, que ya casi no se ve en los patios, y que habría que rescatar. A esta planta hay que ponerle clavos en el suelo para potenciar el olor.
Además, todos los pelargonium son muy interesantes en nuestros patios, dan mucha flor y van muy bien en nuestro clima.
La celinda es otra planta muy típica de Córdoba y su floración coincide con la celebración del concurso de patios, las azucenas aunque duran muy poco tiempo en floración, o el grupo de las plantas aromáticas que perfuman el patio.

7. Rafael, desde el Real Jardín Botánico estamos iniciando una investigación sobre pelargonium en los patios para poder determinar cuáles son las variedades más antiguas para propagarlas después. ¿Qué le parece esta idea?

Magnífica. Hay que conservar lo que es más nuestro. Sería bueno que se hiciera una selección de todas las plantas más peculiares y propias de los patios para que no se pierdan, ya que son las que están más adaptadas a nuestro clima.

8. ¿Sigue usted visitando patios?

A mí me gusta ver los patios con tranquilidad y en soledad. Paseo a menudo por el barrio de Santa Marina y suelo visitar el patio de la calle Marroquíes, que a mí me encanta. Tiene una variedad espectacular de plantas que se han cultivado mucho en los patios y está montado todo el año, cosa que no pasa con otros patios que tienen que mover las macetas a otros sitios porque no aguantan el verano.

9. ¿Ha notado alguna influencia de esto que llaman el cambio climático?

He comprobado, por ejemplo, que las jacarandas que antes se helaban, hoy son árboles comunes en nuestra ciudad, igual que los naranjos de los que muy pocos aguantaban las heladas en nuestras latitudes. Recuerdo que los meses de diciembre, enero y febrero no se podía trabajar hasta las 11 de la mañana porque la azada rebotaba en el suelo, pues estaba completamente helado. Las heladas caían duramente en nuestra ciudad.

10. ¿Hay alguna persona que recuerde con especial cariño de su contacto con los patios?

Carmen Montilla, Carmela, la dueña de la casa de la calle Trueque que tantos años presentó su patio a concurso y a quien yo creo que deberíamos hacer un homenaje. Ella nos acogió al padre Mundina y a mí una noche que salimos de patios y tuvimos que refugiarnos en su patio porque acosaban al padre Mundina allá donde íbamos.

11. Rafael, hay quien aboga por abrir los patios durante todo el año, ¿Usted cree que es posible?

Se tendrían que montar de otra manera. Por ejemplo, los patios de paredes altas llenas de flores no serían posibles en otras épocas. En navidad el empleo de la Poinsetia para todo me parece excesivo y desvirtúa de algún modo nuestros patios.

Y así seguimos hablando de cómo era el terreno sobre el que se asienta el Jardín Botánico, los jardines en los que ha colaborado, los patios de Viana o los muy buenos jardineros que ha conocido y que dejaron su impronta en Córdoba, como Joaquín Soler Soler que fue jardinero mayor del Ayuntamiento de Córdoba siendo alcalde Antonio Cruz Conde.

Previous Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Current day month ye@r *

-->